Manicura en gel: Consejos para unas uñas sanas

Aunque las manicuras de gel (esmaltes permanentes o semipermanentes) pueden ser bonitas y duraderas, pueden ser duras para las uñas. La manicura de gel puede provocar la fragilidad de las uñas, la descamación y el agrietamiento, y su uso repetido puede aumentar el riesgo de cáncer de piel y de envejecimiento prematuro de las manos. Para mantener las uñas sanas antes, durante y después de la manicura de gel, los dermatólogos recomiendan seguir estos consejos.

Aunque la manicura de gel puede ser bonita y duradera, puede ser dura para las uñas. La manicura de gel puede provocar la fragilidad de las uñas, la descamación y el agrietamiento, y su uso repetido puede aumentar el riesgo de cáncer de piel y de envejecimiento prematuro de las manos.

Mantener las uñas sanas

Para mantener las uñas sanas antes, durante y después de la manicura de gel, los dermatólogos recomiendan los siguientes consejos:

  1. Sea proactivo con su manicurista. Pregunte si las herramientas están esterilizadas y compruebe que las limpia y desinfecta después de cada cliente. Además, nunca dejes que tu manicurista te empuje o corte la cutícula, ya que esto podría provocar una inflamación e infección.
  2. Considera la posibilidad de aplicar un esmalte de uñas tradicional en lugar de uno de gel. Esto es especialmente importante si tienes problemas recurrentes con las uñas o eres alérgica a la acetona, ya que ésta es necesaria para eliminar el esmalte de gel.
  3. Usa protección solar. Antes de hacerte la manicura de gel, aplícate en las manos un protector solar de amplio espectro y resistente al agua con un FPS de 30 o superior para prevenir el cáncer de piel y el envejecimiento prematuro de la misma. Esto ayudará a proteger tu piel de la radiación ultravioleta que se utiliza para sellar el esmalte de gel a la uña. Otra opción es ponerse guantes oscuros y opacos con las puntas de los dedos recortadas antes de aplicar el esmalte.
  4. No cojas el esmalte de uñas de gel. Cuando el color empiece a desprenderse, no hurgar en el esmalte ni utilizar otras uñas o herramientas para quitarlo. En su lugar, pide una cita con tu manicurista para que te quite el esmalte.
  5. Empapa las yemas de los dedos sólo con acetona. Cuando te quites el esmalte, empapa sólo las yemas de los dedos en acetona en lugar de toda la mano o los dedos para proteger la piel circundante. Otra opción es utilizar bolas de algodón para eliminar el esmalte. Empapa las bolas de algodón en acetona y aplícalas sobre tus uñas envolviendo pequeños trozos de papel de aluminio alrededor de las yemas de los dedos. Así te aseguras de que sólo tus uñas entren en contacto con la acetona. Después de unos 15 minutos, el esmalte debería desprenderse.

Para cuidar las uñas entre manicuras de gel, los dermatólogos recomiendan lo siguiente:

  1. Tómate unas vacaciones de esmalte de uñas. Intenta no usar esmalte de uñas durante una o dos semanas o más. De este modo, las uñas tendrán tiempo para repararse.
  2. Rehidratar las uñas. Entre esmalte y esmalte, aplique un producto hidratante, como la vaselina, a sus uñas y cutículas varias veces al día. Esto minimizará la fragilidad y ayudará a evitar que las uñas se astillen.
  3. Como ocurre con la mayoría de las cosas, la moderación es la clave cuando se trata de la manicura de gel. Considera la posibilidad de hacerte la manicura de gel sólo en ocasiones especiales y acude a un dermatólogo certificado si notas algún cambio inusual en tus uñas o tienes un problema persistente con ellas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir